lunes, 1 de junio de 2009

¿Qué adaptaciones tienen los mamíferos terrestres?


Con la conquista de la tierra, iniciada por los anfibios, los mamíferos se adaptaron perfectamente a la vida en la tierra.

Los mamíferos adquirieron, de los anfibios, un nuevo sistema de respiración distinto al de los peces, la respiración pulmonar, como adaptación a la vida fuera del agua.

Esta clase de animales, los mamíferos, perfeccionaron el sistema reproductivo de los reptiles basados en el oviparismo con la reproducción vivípara.

El pelo, otra característica propia de los mamíferos, les protege mucho del medio exterior, un medio que ya no es el agua.

La respiración pulmonar de los mamíferos

Los mamíferos son una clase muy diversa de animales. La única característica que comparten todos los mamíferos, además de presentar todos glándulas mamarias, es la de tener la respiración de tipo pulmonar.

Los mamíferos ya no tienen una respiración branquial como los peces, animales totalmente ligados al agua.
Con la adaptación al medio terrestre, los mamíferos abandonaron la respiración cutánea de los anfibios y perfeccionaron la respiración pulmonar de los reptiles.

Los mamíferos tienen un sistema respiratorio muy sofisticado y potente, sólo superado por las aves.

La eficacia del sistema respiratorio en los mamíferos está relacionada con el fenómeno de la hematosis. La hematosis no es más que una estrategia que permite la oxigenación de la sangre. La superficie de oxigenación de la sangre (o superficie de hematosis) corresponde a la superficie alveolar porque los alveolos son los que posibilitan la oxigenación de sangre.
Los mamíferos tienen, particularmente, un aparato respiratorio muy eficaz porque la superficie de oxigenación de la sangre en estos animales esta aumentada.

La eficacia del sistema respiratorio también es una adaptación de los mamíferos a la temperatura.


La reproducción vivípara en lo mamíferos

Las crías de los mamíferos, a diferencia de la de los anfibios, no se desarrollan en el agua, porque los mamíferos son vivíparos. En los animales, vivíparos las crías se desarrollan en el interior del cuerpo de la madre para protegerlos del medio externo.

Los peces vierten sus gametos en el agua, es decir, tienen fecundación externa. En cambio, los mamíferos, como consecuencia de abandonar el agua, tienen fecundación interna. Para la fecundación es necesario la presencia de un aparato copulador en el macho o pene.

Los mamíferos vivíparos ponen los huevos sin reservas nutritivas y se implantan y se desarrollan en el útero. La placenta sirve para proporcionarle a la cría el alimento y el oxígeno y posibilita la excreción de las sustancias de desecho gracias a que la placenta garantiza la comunicación entre la madre y el feto.
Los mamíferos también son llamados vertebrados amniotas porque el amnios es la membrana que rodea al feto y contiene el líquido amniótico, líquido que baña al feto y que lo protege de los golpes externos, entre otras funciones.

¿Que son los marsupiales?

Los marsupiales (como el canguro, la zarigüeya, el diablo de Tasmania, el koala o el uombat) también son vivíparos, pero a diferencia de los mamíferos placentarios, sus crías nacen muy pequeñas porque todavía están muy poco desarrollados y se refugian en la bolsa marsupial (órgano especial de la madre para proteger a las crías). En la bolsa marsupial se acabarán de desarrollar y no la abandonan hasta que no están completamente formados.

El pelaje de los mamíferos

Salir del agua, implica estar más sometido a las inclemencias externas: radiaciones ultravioletas dañinas, calor intenso como consecuencia de los rayos solares, tiempos fríos en muchas ocasiones, etc.

Los mamíferos se protegen de las agresiones e inclemencias del medio con el pelaje.


El pelaje también protege a la piel de las agresiones del medio, como arañazos o la radiación ultravioleta del sol.
Los mamíferos viven en un medio muchas veces agreste. Su pelaje les protege de los rasguños y arañazos provocados, por ejemplo, por la vegetación del medio.

El agua protege a los animales de las radiaciones nocivas del sol. Sin embargo, los animales que abandonaron el agua, como los mamíferos, tuvieron que buscarse maneras de protegerse. El pelaje es un buen sistema.
Los elefantes al no tener casi pelo, para protegerse de los rayos del sol, se bañan con barro que forma una costra cuando se seca que reduce la incidencia perniciosa de los rayos UVA directamente sobre la piel.

El agua es un medio muy conductor del calor, o lo que, a la práctica, es lo mismo, es un medio muy frío. No obstante, tiene las ventajas para los animales que viven en él que sufre unas variaciones de temperatura menores que el aire.
Vivir en la tierra implica estar más sujeto a variaciones térmicas. El pelaje les protege a los mamíferos del frío o del calor, este ejemplo lo podemos ver en la
Chinchilla.
La Chinchilla puede resistir un abanico muy grande de temperatura, ya que resiste temperaturas desde -5 hasta 30ºC.


El pelaje a los mamíferos les sirve también para mantener constante su temperatura (homeoterma)

Foto de oso pardo (Ursus arctos)



El oso pardo tiene un buen pelaje que le protege del frío, del calor, del agua y de las agresiones del

medio ambiente, como de los rayos ultravioleta.
Además, gracias a su eficaz pelaje, el oso consigue mantener en unos valores constantes su temperatura corporal

¿Qué pasa cuando no hay pelo?


Los animales terrestres que no tienen casi pelo deben buscar otras estrategias para protegerse del sol o del calor/frío.

Podemos pensar en animales, como el
rinoceronte, el elefante o el hipopótamo, que pese a no tener pelaje protector viven bajo el sol de la sabana africana.

Los
hipopótamos, pese a no ser animales terrestres, una parte de su vida la pasan fuera del agua (recordemos que son mamíferos anfibios). Por lo que, como también tienen muy poco pelo en sus cuerpos, han desarrollado otra estrategia para protegerse del sol. La piel segrega un líquido de color rojizo que los protege de los rayos solares, pese a no tener glándulas sebáceas.


El cuidado de sus crías


El nombre que tiene esta clase, nos recuerda que en los mamíferos el cuidado de las crías es muy importante.
No obstante, las madres no solamente cuidan a su descendencia con el amamantamiento, los cuidados empiezan en la etapa fetal en los mamíferos vivíparos, que son casi todos.

En los
animales vivíparos, como los mamíferos, las crías se desarrollan en el interior del cuerpo de la madre para protegerlos del medio externo; para protegerlos en este caso, de la desecación. En los anfibios no es necesario porque se desarrollan sus crías en el agua.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada